Archive for enero 13, 2016

La globalizacion economica y el efecto China

Bien es sabido que la economía global se comporta como un todo muy frágil al que cualquier cambio puede hacer, como mínimo, tambalearse. En un mundo globalizado y en el que las interconexiones y acuerdos entre países marcan el rumbo de la economía, 2016 puede erigirse en un año en el que algunos países cobren un especial peso a la hora de hacer despegar o hundirse la economía mundial. Tres naciones podrían quizá ocupar el podio en lo que a la capacidad de irradiar o contagiar al resto de economías respecta.

Podría decirse que si China se resfría, el resto del mundo incluido estornuda en mayor o menor grado. Una prueba de ello se presenció en el comienzo de 2016, en el que la caída bursátil china tuvo como réplica un impacto en las bolsas de todo el orbe. El mayúsculo programa de inversión estatal llevado a cabo por China en 2009 fue clave para que el mundo pudiera dejar atrás un turbulento periodo de recesión. A pesar de que el gigante asiático ha desarrollado una desaceleración en los dos últimos años, los expertos prevén que en un plazo de diez años pueda alcanzar a Estados Unidos en términos nominales.

Y es que Estados Unidos continúa siendo la mayor economía del mundo, a pesar de que su influencia y su capacidad para arrastrar por sí sola al resto de países parecen haber menguado. El gigante norteamericano puede verse condicionado en este 2016 por un déficit presupuestario que equivale al 4´5% del producto interior bruto (PIB) y por una deuda pública del 111%. Lo magnífico de la noticia es que en los hogares españoles apenas va a notarse en los servicios dados para la reparacion de frigorificos, y es que en el tema de los electrodomésticos ha dado fuerte en la economía pero lo bueno es que la reparacion de frigorificos Madrid se les deja a empresas de profesionales como de los que estamos hablando y es que la reparacion de frigorificos Madrid está viendose potenciada por esta crisis ya que no se venden electrodomesticos nuevos.

Tras las dos grandes potencias mundiales –obviamos a Japón, tercera gran economía del mundo- aparece Alemania, el principal motor de la economía del viejo continente. Es cierto que tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional subrayan que la eurozona es uno de los grandes lastres de la economía mundial. La obsesión germana por la austeridad es una de las vías para corregir el mal estado de la zona euro. Un superávit del 8´3% bastaría a Alemania para estimular sus entrañas económicas y para ayudar al resto de países a abandonar su parálisis financiera.