De qué manera actúan las multidivisas

Las hipotecas suelen ser de diversos mecanismos y modalidades, y dichas modalidades suelen estar adaptadas a las necesidades de las personas, basadas en un estudio de sus perfiles, por lo que no es raro encontrar un tipo de hipoteca que se asemeje a lo que en verdad se quiere obtener. Por lo tanto, lo más aconsejable es llenarse de la información adecuada, para saber cuáles son las ofertas que nos ofrece el mercado, por ejemplo, si eres un trabajador de cerrajeros de Alicante, es seguro que habrá una hipoteca adecuada para el tipo de ingreso que devengues.

En los tiempos que precedieron a la grave crisis que afectó a la nación, uno de los préstamos hipotecarios que estuvo en alza fue el de la hipoteca multidivisa, pues se podía cancelar la cuenta abonando un tipo de moneda extranjero mucho menor, como por ejemplo la de Japón o Suiza para ese momento, esta fue aplicada en empresas como Cerrajeros Ferrol para poder cumplir con todas sus obligaciones, o como algunos empleados de Hormigon Impreso Toledo para pagar los créditos inmobiliarios. Sin embargo, debido al bajo valor presentado por la moneda en ese entonces, resultó ser algo perjudicial para el mayor número de personas hipotecadas en España, ya que su moneda de ingreso sería el euro y el tipo de cambio respecto al mismo era muy bajo y de poca ganancia para los acreedores, por lo cual no era un negocio muy viable.

Pero ¿Qué hace exactamente este tipo de préstamo? Simplemente le permite al hipotecado realizar cambios de divisas, en razón de la deuda que se encuentra pendiente para el momento de la hipoteca, en dichas divisas por supuesto que se encuentra el euro, y explicado en términos simples, este tipo de préstamos le permite al deudor cancelar su deuda o parte de la misma con alguna otra moneda determinada, siempre  y cuando se encuentre dentro de la lista de lo pautado y en los momentos establecidos o pautados.

Lo normal en este tipo de préstamos hipotecarios es la utilización de divisas que posean un valor constante, es decir que cuenten con una sólida posición en el mercado, por lo cual se presenta un tipo de interés bajo para facilitar los costos, alguna de estas monedas son el dólar norteamericano, el Yen, el Franco Suizo o la libra esterlina, sin dejar atrás al euro, por supuesto.

Las ventas se encuentran en el balance del Euribor, con respecto al tipo de cambio presentado con las monedas de Japón y Suiza, sin embargo esto también tiene sus riesgos.

Comments are closed.